Monday, July 15, 2013

Los niños y los adultos

Con ojos de niños…



Los niños son naturalmente creativos, porque aún no se ha ejercido sobre ellos una educación en la que:

1º Se "reprende" en lugar de razonar.

2º Se amenaza con castigos en lugar de estimular en positivo.

3º Se califica de 0 a 10 (o sus sucedáneos) y se evalúan los conocimientos en lugar de acompañarles en el aprendizaje integral.

4º Se sobreprotege para que no se confundan evitándoles el necesario adiestramiento de administrar la frustración.

5º Se fomentan las tareas insistidas-repetitivas-coreadas en lugar de abrirles el inmenso horizonte de la innovación...

Este tipo de educación les hace derivar en una castración de la fantasía. Si hay alguna esperanza de lograr un mundo mejor, ésta se halla en los niños, evitemos brindar una educación como la antes descrita. Fomentar la fantasía en los niños es asegurarnos que hay un futuro prometedor, que ellos serán capaces de imaginar. Para esto es necesario que, quienes nos relacionamos con ellos, tengamos la prudencia suficiente como para no solamente no abortar sus brotes de fantasía, sino fomentarlos. Eso entrenará sus mentes para ser creativos.